«Llatre» y cestas

Originales en Draps

¡Hemos estrenado unos bolsos nuevos! Están fabricados de manera artesanal, con la técnica tradicional mallorquina de llatre, y por las manos de una experta maestra en el tema.

Desde hace unos años, la tendencia de los complementos hechos de manera artesanal va en aumento, y es un placer poder observar tal crecimiento, ya que demuestra que los consumidores buscan un algo más que «lo que se lleva» en sus adquisiciones. El valor de una pieza hecha a mano reside, como sabemos, en que cada pieza es diferente, en que unas manos expertas han creado el objeto y en que mantiene las tradiciones, aunque éstas se vayan transformando.

Se denomina obra de llatra a la artesanía realizada con las palmas del palmito, una palmera enana y la única autóctona de Europa con una distribución mediterránea.

El tratamiento de las palmas comienza con su recolección, allá en el mes de julio. Después deben extenderse al sol para secarlas y que obtengan un color blanco característico. Una vez secas se procede a su fragmentación en brotes más finos, una tarea que se denomina embrinar. Los brotes (brins) de mejor calidad se reservan para trabajos más finos, el resto se utiliza en la confección de escobas y escobillas.
El paso siguiente es el azufrado de la palma, una vez que los brotes han sido bañados en agua y lejía. El azufrado emblanquece todavía más el material y al mismo tiempo resta rigidez a los brotes de manera que los hace más manejables para la labor del trenzado.
El resto es buen oficio de los artesanos al trenzar los brins y obtener distintas formas. De esta manera se hacen todo tipo de cestos, sombreros, mochilas, alforjas, bolsos, etc.

Éste es el proceso por el cual la colección de cestas que presentamos ha pasado: desde la recogida del palmito hasta el último trenzado ha sido realizado por un artesana maestra de la isla.